La ciudad de Ensenada se encuentra en vilo mientras se acerca la temporada de incendios forestales. Conscientes de los riesgos que esto implica, los valientes bomberos de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) se han preparado arduamente para hacer frente a los posibles desafíos que se avecinan.

Como parte de su preparación, se llevó a cabo un destacado evento en el Rancho Tierra Prometida, en el municipio de Tecate, Baja California. Se trató del «Entrenamiento Binacional de Manejo del Fuego 2023», una colaboración entre los bomberos de CONAFOR y los expertos de CAL FIRE de San Diego, California.

Durante seis intensos días, desde el martes hasta el sábado, los participantes se sumergieron en una serie de cursos y prácticas destinadas a mejorar sus habilidades en la lucha contra incendios forestales. Además de los bomberos de Tecate, Tijuana y Mexicali, también se contó con la participación de las brigadas de San Pedro Mártir.

Entre los cursos impartidos, destacaron el «S-215: Operaciones contra incendios en interfaz urbano-forestal», que se enfoca en combatir incendios que amenazan áreas residenciales cercanas a zonas forestales. Asimismo, se ofreció el curso «S-212: Uso de motosierra en incendios forestales», que brindó a los participantes las destrezas necesarias para trabajar con herramientas especializadas en situaciones de riesgo.

Además, se hizo énfasis en la importancia de las motobombas portátiles y el uso efectivo del agua a través del curso «S-211», el cual enseñó técnicas para maximizar la eficiencia en el control de incendios mediante el suministro adecuado de agua.

La clausura del evento fue un momento de celebración y reconocimiento para todos los participantes. Los bomberos de CONAFOR y sus contrapartes de CAL FIRE demostraron un alto nivel de compromiso y dedicación durante el entrenamiento, fortaleciendo así la capacidad de respuesta ante eventuales emergencias.

Ante la proximidad de la temporada de incendios forestales, los bomberos de CONAFOR se encuentran ahora mejor preparados para proteger la vida y el patrimonio de los habitantes de Ensenada. Su valentía y profesionalismo son dignos de admiración, y se espera que su arduo trabajo contribuya a preservar los preciosos recursos naturales de la región.

La ciudadanía debe recordar la importancia de la prevención y la prudencia durante estos meses críticos. A través de la conciencia colectiva y la colaboración, podemos mantener a salvo nuestros bosques y comunidades frente a los desafiantes incendios forestales.