Ensenada, Baja California, 11 de agosto de 2023 – Especialistas del Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (CICESE) han centrado su atención en un asunto crucial: evaluar el peligro potencial para los mamíferos marinos en el Golfo de México en caso de un derrame de petróleo. El resultado de su análisis arroja luz sobre la vulnerabilidad de ocho especies de ballenas y delfines en esta región.

En una iniciativa innovadora, Mario Rafael Ramírez León, investigador posdoctoral del CICESE, diseñó un método de evaluación semicuantitativo. Este método considera diversos factores que podrían afectar la exposición y la respuesta de estos animales en un escenario de derrame de petróleo.

El estudio se enfocó en tres áreas geográficas del Golfo de México identificadas como vulnerables a derrames de hidrocarburos por el Consorcio de Investigación del Golfo de México (CIGoM). Las regiones incluyen la bahía de Campeche, la costa de Tamaulipas y la zona de Perdido, áreas cruciales para la exploración y extracción de crudo.

La elección de estas áreas se basa en la movilidad diaria de los cetáceos, que son criaturas que se mueven ampliamente en busca de alimento y hábitat. Hasta la fecha, se han documentado 21 especies de cetáceos en el Golfo de México, de las cuales 15 son comunes en la región de estudio.

Dado que la distribución precisa de estas especies en la región es escasa, Ramírez utilizó modelos de distribución desarrollados en su tesis doctoral para seleccionar ocho especies representativas. Combinando esta información con datos disponibles de 1993 a 2012, el equipo evaluó el riesgo para el cachalote, el calderón tropical y varios tipos de delfines.

La evaluación se basó en un método semicuantitativo que combina elementos probabilísticos con valores cualitativos, expresados en niveles de riesgo bajo, medio y alto. Se analizó la factibilidad de encuentro y la probabilidad de exposición, tomando en cuenta cinco criterios: tiempo en la superficie, adhesión, inhalación, ingesta directa e ingesta indirecta.

Los resultados mostraron que todas las especies evaluadas enfrentan un riesgo moderado, con niveles de exposición que varían principalmente por el tiempo que pasan en la superficie y el tipo de presas que consumen. Aunque ninguno de los escenarios presentó un riesgo de exposición alto, los investigadores advierten que el impacto potencial de un derrame de petróleo no debe ser subestimado.

A pesar de la falta de riesgo alto en los escenarios evaluados, existe la posibilidad de que la exposición a hidrocarburos afecte la salud de los mamíferos marinos a corto o largo plazo. Esta investigación proporciona información valiosa para futuras decisiones relacionadas con derrames de petróleo, respaldando la importancia de medidas de seguridad y vigilancia más efectivas.

Rafael Ramírez enfatizó la necesidad de obtener más información sobre la población y densidad de las especies en aguas mexicanas. La falta de datos sólidos resalta la urgente necesidad de programas de monitoreo de cetáceos, que brindarán la información necesaria para proteger a estos animales y tomar decisiones informadas en el futuro.